0
COMPARTIR

Ser una adulta joven, trabajadora, con hijos, y vivir en Cataluña expone a la mujer a los efectos del estrés. El stressremedio de la automedicación persiste aunque la terapia psicológica es una herramienta más eficaz.

El último estudio Cinfasalud sobre “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés”, elaborado por laboratorios Cinfa y avalado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), muestra que nueve de cada diez personas sufren estrés, cuatro de ellas de manera continuada e intensa. Esto significa que 12 millones de personas en España están afectadas por esta respuesta excesiva del Sistema Nervioso Autónomo. Los encuestado han referido como síntomas principales  la irritabilidad, la ansiedad, el insomnio, los dolores de cabeza y musculares y la fatiga física. Más de la mitad de ellos declara haber sufrido algún perjuicio grave, como el desarrollo de una enfermedad física o problemas emocionales como ansiedad o depresión.

Se trata de un problema que presentan en mayor medida mujeres menores de 45 años, principalmente, trabajadoras, con hijos. De entre todas las comunidades autónomas, Cataluña es la que muestra la más alta incidencia del problema, y los factores que están relacionados con padecer estrés son la actividad laboral intensa y la falta de tiempo libre, así como el cansancio y los trastornos del sueño.

En el ámbito laboral, se halla una relación entre estrés y el miedo a no estar a la altura de las expectativas y uso de las nuevas tecnologías por la imposibilidad de “desconectar”, recibiendo llamadas y correos fuera de horario laboral. Los recursos puestos en marcha para prevenir son conversar con amigos y familiares, aceptar la situación y practicar deporte.

El remedio al que más se recurre sigue siendo, desgraciadamente la medicación, que en el 31 % de los casos es autoprescrita, con riesgo de intoxicación o el desarrollo de una dependencia de ansiolíticos, relajantes, antidepresivos y somníferos.

El estudio recuerda, a este respecto, que las personas que padecen dificultades de naturaleza emocional y psíquica como ansiedad, depresión o estrés, acuden al médico de cabecera una media de diecinueve veces al año más que aquellas sin problemas emocionales, y, en la mayoría de casos, se les recetan antidepresivos o tranquilizantes. En lugar de ello, la prevención es una de las claves para tratar de forma eficaz este malestar, siendo la terapia psicológica  y la promoción de hábitos de vida saludables en su vida diaria las herramientas terapéuticas que aportan mejores resultados.

A nuestro parecer, estos datos evidencian la necesidad de contar con un sistema de salud público donde la presencia de psicólogos formados en psicoterapia tengan una presencia significativa en los Centros de Atención Primaria para evaluar adecuadamente los componentes psicológicos del malestar orgánico y para ofrecer tratamientos adecuados para ello, como psicoterapia individual y familiar y grupos de prevención y terapia de los principales problemas emocionales y cognitivos que afectan a las personas.

Los resultados del estudio completo pueden consultarse directamente a través del siguiente enlace:

Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés

Autora de la reseña: Maria Monini, Psicóloga y Psicoterapeuta, Centro de Terapia Cognitiva

Escriu un comentari