Mediación familiar

Ámbito familiar

En cuanto al contexto familiar, puede resultar apropiado recurrir a la mediación en los siguientes casos:

Separación

Cuando los cónyuges se planteen resolver de manera consensuada como se relacionarán los diferentes miembros de la familia, quién y cómo se hará cargo de las diferentes responsabilidades, cómo se distribuirán los bienes materiales y las obligaciones económicas, en función de les características de cada caso.

Relaciones complicadas

Tanto a nivel intergeneracional, es decir, entre padres e hijos, como entre hermanos. Frecuentemente, se aplica en casos de disputas por herencias.