Mediación judicial

Ámbito judicial

En ocasiones, la mediación se utiliza también en conflictos o disputas judicializados, en el ámbito civil, como pueden ser procesos de separación, para llegar a acuerdos en todos o algunos de los puntos del convenio de divorcio, o en el ámbito mercantil, como, por ejemplo, para pactar indemnizaciones de algún accidente. En el ámbito laboral, puede facilitar pactar los términos de un despido.

En el ámbito penal, sobretodo se utiliza en justicia juvenil con el propósito de que los jóvenes aprendan a reconocer los agravios que causan sus actuaciones a los demás y que puedan reparar, pensando que es la manera más instructiva y rehabilitadora que no punitiva.

En estos casos se suele llevar a cabo por orden del juez, o por la propuesta de una de las partes para conseguir llegar a acuerdos conjuntos a los cuales se pueda comprometer todo el mundo, dado que no siempre las partes están dispuestas a seguir las soluciones impuestas por un tercero, en este caso, el juez.