Mediación mercantil

Ámbito mercantil

En el área mercantil, la mediación está indicada para elaborar planes de sucesión en empresas familiares, intentando de esta manera preservar los intereses de empresa y cuidar las relaciones afectivas de los miembros de la familia.

También es adecuada para resolver conflictos entre empresas cuando se producen situaciones que dificultan que sigan trabajando juntas, o que causarían una ruptura de las relaciones comerciales. Entre socios de una empresa, se puede recurrir a la mediación cuando no hay acuerdo en decisiones importantes, y eso lleva a la escisión del consejo de administración, lo que provocaría daños peores.

También puede ser útil entre departamentos, por invasión de competencias, agravios comparativos o problemas de relación entre el personal trabajador.

La mediación permite solucionar estas situaciones desde la voluntariedad, la neutralidad y la confidencialidad, ofreciendo amparo a todas las partes y a sus necesidades, y favorece que los participantes lleguen a acuerdos que se comprometen a llevar a cabo de manera satisfactoria, ahorrando tiempo y costos de los procedimientos judiciales.