Testimonios

Sólo tengo palabras de agradecimiento para los profesionales del Centro de Terapia Cognitiva, yo siempre digo que fueron mi tabla de salvación en un momento difícil de mi vida. Gracias, especialmente, a las personas que me ayudaron por su paciencia, apoyo, comprensión, y sobretodo, por su cariño. Han conseguido sacar lo mejor de mí y hacerme comprender que la felicidad depende de los ojos con que uno mira el mundo. Mil gracias a mis dos ángeles, porque sin vuestra ayuda no lo hubiera conseguido. Gracias.

Carme

Me he sentido acogida y respetada como nunca. La terapia me ha permitido ser yo misma y seguir siéndolo y, al mismo tiempo, me ha ayudado a transformarme en una mujer más tierna y amorosa.

M.L.

Gracias al trabajo hecho con mi psicoterapeuta he conseguido estar bien conmigo misma y aceptar situaciones pasadas y encarar el futuro con motivación e ilusión. El proceso no me ha resultado fácil, pero estoy muy satisfecha de todo lo que he aprendido, y valoro muy positivamente esta experiencia de conocimiento y crecimiento personal.

C.S.

Vine por primera vez a la consulta a hacer un estudio psicológico sobre la depresión, y me fue muy bien, nunca me lo hubiera pensado. Gracias a este estudio conocí a Cinta y a Maria. Continué con Cinta un tratamiento y estoy en ello, con terapia cognitiva, constructivista, sistémica y relacional. Gracias al buen hacer, a su entrega, cariño y paciencia estoy conociéndome, y voy hacia adelante.  Porque yo no me levantaba de la cama y ahora lo voy superando. Y no me cuesta reaccionar cuando tengo el pensamiento de meterme en la cama. Cojo y salgo a hacer otra cosa, para no caer en ella. Tienen una entrega plena y les gusta y disfrutan de su trabajo. Son personas muy eficientes, talentosas y con ganas de ayudar a las PERSONAS, porque al fin y al cabo todos somos personas. ¡Y cuesta tan poco ayudar! Hay que tener ganas y servir para ello, como estas dos grandes profesionales, que merecen todo mi respeto. ¡GRACIAS!

S.

Ha sido la primera vez que he hecho terapia. Al principio, tenía mis dudas. No sabía si la exposición de mis problemas en público sería beneficiosa. Tampoco sabía si podría encajar y compartir las experiencias de los otros ni si sería capaz de ayudarlos a través de mis intervenciones. Con el tiempo, aunque todavía tengo algún momento malo, puedo asegurar que la experiencia me ha enriquecido y me ha vuelto más fuerte. He aprendido algunas cosas que me van muy bien para tirar adelante. Pienso que Maria y su equipo realizan un trabajo excelente, tanto a nivel profesional como a nivel humano. Gracias.

Javi

La terapia grupal a la que he asistido me ha ayudado con éxito a solucionar mi malestar, y ha sido una experiencia vital provechosa en la que la empatía ha tenido un gran protagonismo. Ocho personas con problemáticas diversas formábamos el grupo. Oír a cada uno de los compañeros y compañeras hablar, con gran desazón y sinceridad, de sus desconsuelos, me obligaba a relativizar los míos y a reflexionar y avanzar en su conocimiento, y en el de las situaciones que nos provocan estados de ansiedad.
Además, aprender sobre el proceso que siguen las sensaciones y las emociones en los escenarios que me resultan conflictivos, y qué significados atribuidos me son más dañinos y cuáles me benefician, es un instrumental que debo desarrollar en profundidad para consolidar mi “curación”. La consciencia y la reflexión son imprescindibles para nuestro equilibrio emocional. Mi pregunta es qué papel juega la mencionada empatía en el proceso de curación de nuestros males.

Joaquín